ABUSOS SEXUALES

ABUSO SEXUAL INFANTIL

El abuso sexual infantil se definiría como los contactos e interacciones entre un niño y un adulto, cuando el adulto (agresor) usa al niño para estimularse sexualmente él mismo, al niño o a otra persona. Puede ser también cometido por una persona menor de 18 años, cuando ésta es significativamente mayor que el niño (víctima) o cuando el agresor está en una posición de poder o control sobre el otro.

A diferencia de lo que se cree, suelen ser bastante frecuentes y suelen sufrirlo tanto niñas como niños de todas las clases sociales.

Los abusos sexuales a menores no son fáciles de detectar ya que los niños no suelen revelar el hecho por diversos motivos como la vergüenza, miedo, culpa, etc., y no van siempre acompañados de violencia física, lo que hace más difícil su detección.

Las consecuencias de un abuso pueden ser, entre otras:

  • pensamientos intrusivos
  • alteraciones del sueño
  • irritabilidad
  • dificultades de concentración
  • evitación
  • ansiedad
  • depresión
  • miedo
  • sentimientos de culpa

En niños esta sintomatología puede ir enmascarada con síntomas físicos como jaquecas, dolores de estómago o pesadillas.

Aproximadamente un 8% de los niños víctimas de abusos sexuales reciben un tratamiento adecuado y muchas veces deciden ponerse en tratamiento cuando ya son adultos, por lo que es de sum importancia que el terapeuta sea especialista en Abuso Sexual.